Ahorrar energía en casa es fácil cuando se cambian ciertos hábitos. Ahora que el precio de la electricidad no para de subir en España, es importante cambiar algunas de las costumbres anteriores. Entonces, ¿cómo puedo reducir el consumo eléctrico de mi hogar?

– Verificar el rendimiento eléctrico de su casa y la tarifa pactada contractualmente

Para reducir la factura es necesario conocer de qué se compone. Se divide entre otros elementos de: la potencia contratada y el término de consumo. La parte fija de la factura de la luz es la potencia contratada y la parte variable es el consumo. Si tiene más potencia eléctrica de la que su casa realmente necesita, el período de facturación fijo aumenta. Para el consumo, elija una tarifa que se adapte a sus necesidades, como por ejemplo, la tarifa de discriminación horaria iberdrola que tiene tramos horarios en los que la luz es más barata. Reducir la potencia eléctrica para abaratar los costes fijos y elegir una tarifa con los precios más competitivos reducirá su factura eléctrica.

– Dispositivos eficientes

Los electrodomésticos son los dispositivos que más consumen en un hogar. El uso de dispositivos con una etiqueta energética A puede reducir significativamente las facturas de electricidad.

– Aísla tu casa

Elimina las fugas de calor y frío en la casa, revisa paredes y ventanas para ahorrar dinero en el inmueble. Al instalar las ventanas adecuadas, se puede ahorrar un 70% en casa.

– Apague los dispositivos que están en modo de espera

Existe un costo asociado con los dispositivos que están conectados a la electricidad incluso cuando no los estamos usando. Utilice varios enchufes para desconectar fácilmente dispositivos electrónicos.

– Utilice el programa ECO de la lavadora.

Los programas ECO utilizan menos agua y menos grados, lo que ahorra energía en comparación con otros programas de lavado. Por otro lado, antes de encender la lavadora, asegúrese de que la lavadora haya alcanzado su capacidad máxima.. También debemos aplicar este hábito en los programas del lavavajillas.

– Reemplazo de bombillas por lámparas de bajo consumo

Confíe en las lámparas LED, pueden ahorrar hasta un 80% del consumo eléctrico de su hogar.

– Utiliza un termostato para regular la temperatura de tu hogar.

La temperatura normal que debe tener una casa en invierno para obtener el confort térmico deseado es de entre 20 y 23 grados. Se recomienda no aumentar la temperatura por encima del valor especificado para mantener el confort térmico y no aumentar el consumo de energía.

– Apaga las luces de los dormitorios.

Para reducir el consumo energético es necesario hacer un uso óptimo de la luz natural y también apagar la luz en las estancias en las que no estamos presentes.

– Ventilar bien la casa

Si el apartamento se ventila durante más tiempo del necesario, es posible que se pierda el nivel de confort térmico alcanzado. Por tanto, la ventilación una vez al día es suficiente.

– Uso de energías renovables.

Generar energía a partir de fuentes naturales reduce la factura de la luz. La instalación de energías renovables en un inmueble es una inversión y abarata los costes de la factura eléctrica.

– Calefacción de gas natural

El uso de gas natural para la calefacción supone una importante reducción de las facturas. Esta energía es más barata que la energía eléctrica. Puedes elegir entre las diferentes compañías de gas baratas que hay actualmente en el mercado.

¿Cuál de las siguientes medidas utilizaría para ahorrar energía en casa? Además de reducir la factura de la luz, el ahorro de energía también ayuda a reducir los efectos del cambio climático.